Now Reading
Vive un verano saludable.

Vive un verano saludable.

mm

“Disfruta del sol, sin arriesgar tu salud y la belleza de tu piel.”

La radiación solar, es imprescindible para que exista vida en la tierra. Si es cierto que el sol tienes muchos efectos negativos que pueden afectar nuestra salud y piel si no tomamos ciertas precauciones, pero también tiene muchos beneficios, el sol emite luz, calor, y radiación ultravioleta, nos ayuda a sintetizar vitaminas, nos llena de energía, vitalidad y entusiasmo.

La radiación solar se distribuye desde Infrarrojo, luz visible y ultravioleta. La mayoría de los efectos biológicos de la luz solar sobre la piel se deben a las radiaciones ultra violeta, las cuales se dividen según su longitud en:

• Radiación Ultra Violeta A (UVA): 320 – 400 nm.
• Radiación Ultra Violeta B (UVB): 290 – 320 nm.
• Radiación Ultra Violeta C (UVC): 270 – 290 nm.

La capa de ozono filtra un 90% de radiaciones UVB y escasamente radiaciones UBA. Llegando a la tierra una relación de UVA/UVB 20:1. Y afortunadamente las radiaciones ultravioletas C, son filtradas por la capa de ozono en la estratosfera; ya que estas son toxicas y mutagénicas para los seres vivos.
Todos estamos expuestos, sin embargo, los niños y adolescentes son el grupo de la población donde debemos cuidar más aun la protección solar, por ser más sensibles a los efectos negativos de la exposición solar excesiva y no ser conscientes de los riesgos que esto conlleva. El 50 – 80 % de los daños por exposición solar, son recibidos durante esta etapa de vida y se calcula que durante la infancia se recibe el triple de las radiaciones solares que se reciben durante la edad adulta.

Los efectos dañinos de la radiación solar son acumulativos e irreversibles. El tiempo de exposición a las radiaciones solares y a las quemaduras que estas producen, pueden ser un factor fundamental para el desarrollo de cáncer en la piel en la edad adulta.

La mejor herramienta que nos garantiza SALUD, es fomentar la fotoprotección, su uso correcto y todas aquellas medidas que nos permiten protegernos de las radiaciones solares.
1. Toma el sol de chin a chin, no te quemes. Evita o disminuye el tiempo que pasas expuesto a las radiaciones solares.
2. Tener mayores cuidados si tu piel es blanca, con pecas o lunares.
3. Mirar el reloj, evita las horas de las 11 am a 4 pm. Tiempo donde las radiaciones solares son más directas.
4. Fomenta el uso de lugares sombreados.
5. Utiliza ropa y accesorios adecuados para protegerte (Ropa FPU, sombreros, gorras, lentes, etc.)
6. Bebe mucha agua o zumos, para mantenerte hidratado.
7. Después de la exposición solar es recomendable utilizar lociones o cremas aftersun para mantener tu piel hidratada después de asolearte. Estas lociones te protegerán de la resequedad, y de posibles irritaciones y quemaduras.
8. Olvídate de las exfoliaciones durante las vacaciones, al exfoliar la piel eliminamos impurezas, pero también se vuelve la piel más sensible a los rayos de sol. Si acostumbras a exfoliar tu piel, lo mejor es que no lo hagas durante los días que te encuentras en la playa.
9. Hidrátate, el agua de mar, el cloro de las piscinas, la arena y el sol resecan la piel. Por ello es importante ingerir suficiente cantidad de líquidos, preferiblemente de agua. Además, debes utilizar cremas hidratantes en todo el cuerpo antes de ir a dormir y crema facial y contorno de ojos, para mantener hidratado tu rostro.
10. Utiliza protección solar diaria. Con Reaplicaciones de 2 veces al día, y cada 2 horas si estamos en exposiciones solares directas y prolongadas (Playa, piscina, campo, parque, etc.)

El uso de protección solar diario, disminuirá los signos del envejecimiento cutáneo y las incidencias sobre el cáncer de piel.
• Debemos seleccionar protectores solares con factores de protección mayor o igual a 30.
• Lo ideal sería un protector solar de amplio espectro (cubrir UVA y UVB).
• El protector solar debe aplicarse 15 – 30 minutos antes de la exposición solar.
• Se debe reaplicar 2 – 3 veces al día. Si estamos en actividades al aire libre se reaplica cada 2 horas, y lo ideal serian presentaciones resistentes al agua o impermeables.
• Debemos aplicarlo en todas las zonas expuestas al sol (cara, orejas, cuello, nuca, escote, rodillas).

La ciencia avanza tanto que hoy en día encontramos protectores solares con múltiples funciones, entre ellos la capacidad de inactivar los radicales libres que se producen por las radiaciones solares. Es decir que previene y regenera los daños ocasionados por el sol, evitando el envejecimiento cutáneo. Así como también podremos encontrar protectores solares específicos para los estados de acné de la adolescencia.

Vigila tu piel, observa tu piel. Si existe algún cambio de textura, manchas, irritación o lunares no te automediques, y siempre consulta a tu médico especialista.

Seamos conscientes, debemos preocuparnos y ocuparnos de cumplir las medidas de fotoprotección, e ir afianzando esta conducta o hábito con el paso del tiempo, de esta manera convertirla en una rutina autónoma, continua, e ininterrumpida.

La salud de tu piel nos importa, ¡Cuídate, infórmate!

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

19 + 18 =

Scroll To Top