Now Reading
¿Cómo tener una imagen profesional, sin perder su esencia?

¿Cómo tener una imagen profesional, sin perder su esencia?

mm

Como compartimos en nuestros talleres, conferencias y redes sociales, ser profesional abarca mucho más que el aval de una institución educativa. Todos deseamos ampliarnos y ajustarnos para cumplir con la función y tarea definida a la que nos dedicamos. Y, debido a la realidad implícita de que cada carrera se identifica con una imagen conceptual, es decir lo que se cree de ella, nos enfrentamos a los “clichés” de cómo deberíamos lucir o no.

De seguro se pregunta, por ejemplo: ¿Cómo debería lucir un médico?… Si soy médico, ¿debo lucir como debería verse un profesional de la salud?… Si soy abogada, ¿debo únicamente llevar chaquetas, porque esto es lo que se espera?; ¿será que mi estilo personal y autenticidad se pierden tan pronto soy profesional?

A continuación expondremos varios aspectos que intervienen en la imagen profesional, y los desafíos que pudiera enfrentar a querer diferenciarme de mis colegas.

En primer lugar, en la imagen profesional, tenemos el factor confianza antes que la vestimenta. Sin caer en la sobreevaluación personal, es importante hacer una autoevaluación y definir si realmente domino mi área, los altibajos y riesgos de mi carrera. ¿Me relaciono correctamente con mis pares y mis superiores? Los resultados de este análisis son los que mejoran con la preparación y los cursos para actualizarse tanto en su área como en otras afines. Por ejemplo, un contable que aprenda inglés, manejo de conflictos y oratoria, de seguro presentará un estado de cuenta públicamente con mayor excelencia, ya que se ha preocupado por formarse integralmente. Su manejo será muy diferente a alguien que sólo ha cursado la carrera de Contabilidad.

Segundo, ¿qué tanto se respeta y aprecia? Cada uno, es responsable de apreciarse… Si se aprecia, los demás lo harán. Y, si hablamos de vestimenta, es necesario que esta se adapte a su realidad. Es importante conocerse y reconocer hasta sus muecas… ¡Todo esto es de gran valor! Por esta razón, es importante que se asesore con una experta en imagen personal, ya que aprenderá a vestirse adecuadamente y responsablemente. El cuidado que se otorga invitará a los demás a repetir sus acciones, y -por ende- a respetarlas. Ahora entiende por qué las mujeres que se maquillan de forma clásica -sin exageraciones- son más exitosas que las que no. La realidad no necesariamente está atada a los productos utilizados, sino al hecho de que se preocuparon por sí mismas. En este sentido, sabemos que unos ojos bien delineados requieren de tiempo y buena práctica. Cuidarse es una inversión y dejarse guiar de profesionales es una sabia decisión.

El siguiente aspecto es que cada persona tiene un mensaje que desea compartir en distintos ámbitos, de distintas maneras y -hoy día- en múltiples plataformas. ¿Qué comunica como persona?; ¿qué se puede recordar de usted cuando ya no está?; ¿refleja apoyo y lo demuestra?; ¿aprecia a los demás?; ¿qué tanto se adapta a nuevas situaciones o qué tanta empatía propicia en un ambiente?… Comunicará lo que es. Se puede fingir ser algo que no somos, pero siempre habrá un elemento detonador que nos delatará. De ahí, la importancia de definirse, lo que desea compartir con los demás. Esto no sólo en la oficina o en el ambiente laboral, sino también en sus redes sociales e interacciones personales. Recuerda que los seres humanos creemos en lo que es continuó; lo que fluctúa o cambia mucho nos pone a dudar. Revise lo que refleja su mensaje, recolecte que se percibe de sí y haga ajustes. Una clienta me explicó, en una ocasión, cómo todos los que la conocían -en su primera impresión- pensaron que era una persona rígida y fría. Cuando analicé su rostro y demás elementos de su imagen, realmente sus expresiones enviaban mensajes de rechazo. Y sabes por qué, no era por su corazón, sino sus rasgos faciales con un maquillaje mal adaptado. Ante esto, tuvimos que mejorar sus expresiones. Con esto, queda ilustrado qué tan importante es definir el mensaje a proyectar.

Por último, casi a diario nos comparamos con los demás. ¿Será mejor o peor que yo? La verdad, no tenemos esta respuesta. Sin embargo, algo que sí tenemos seguro es que nuestras capacidades deben diferenciarse y crear experiencias inolvidables. Dicho esto, es necesario que invierta mayor energía en definir las cualidades que le hacen un ser único, lo que domina y se le da sin esfuerzo, así como lo que le apasiona. De esta manera, logrará ser mejor aún. La verdadera competencia es con nosotros mismos. Erróneamente, en el Caribe y en otras regiones del mundo, nos han inculcado que debemos hacer nuestro mayor esfuerzo en mejorar nuestros defectos, lo que no hacemos bien, en vez de enseñarnos a reforzar y desarrollar nuestras cualidades. Hoy, le recomiendo a enfocarte en mejorar lo que tiene bueno. Y lo que no, entonces puede valerse de alianzas con otros que brillan naturalmente en el área que no se le da. Quizás no le buscarán para todo, pero sí le reconocerán en lo que es verdaderamente bueno.

Por otro lado, no deseo concluir este artículo sin que hablemos del closet. Se cree que hay que invertir mucho dinero para lograr una vida funcional y una buena imagen profesional. Sin embargo, esto no es así. Compartiré unos “tips” que podrían ayudarle.
1. Antes de cualquier compra, tome una hoja de Excel, enumere sus actividades y escríbale al lado su frecuencia. Sea, por ejemplo, cinco visitas a clientes cada semana; dos viajes al exterior cada año; uno a dos cócteles empresariales por año… Así determinará las prendas necesarias. Las actividades con mayor frecuencia son las que necesitan más esfuerzo. Mientras, las de menor frecuencia requieren de menos inversión. En fin, se invertirá más en prendas para encuentros con clientes que para cocteles, si este último es de menor frecuencia.
2. Otro consejo a tomar muy en cuenta es la compra de piezas combinables entre sí. Esto ayuda a multiplicar la versatilidad del closet y a verse diferente, así como a reutilizar las piezas. Empiece con las prendas lisas y neutrales; luego, agregue colores, y -al final- estampados. Inicie con piezas básicas, semielaboradas, hasta llegar a las elaboradas, porque un estampado y una ropa elaborada se recuerda muy fácil; puede ser inolvidable. En accesorios, recomiendo contar con carteras y zapatos de calidad, aunque en pocas cantidades, pues estos realzan la vestimenta. Así, sus gastos se convertirán en inversiones.
3. Y, por último, acepte verse con su asesora de imagen profesional para confirmar las buenas prácticas y que se le pueda enseñar técnicas personalizadas, como sus colores, su morfología, su estilo personal y su rueda de vida para conciliar las facetas de su realidad. Todo esto le ayudará a verse con elegancia, más allá de su estado de ánimo. También, una asesora le ayudará a revisar su closet, realizar compras asistidas o -en nuestro caso- determinar las áreas de imagen que requieren de una atención específica.

Defina su éxito y trace las pautas para lograrlo. Espero que los puntos aquí explicados hayan sido de utilidad para proyectarse de una manera exitosa y profesional, sin dejar de lado su esencia. ¡Hasta luego!

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

catorce − seis =

Scroll To Top